Agenda


Hoy, Martes 23 de Julio

ver día completo

Separador

01-04-2003 |

Notas y Entrevistas - Musica para chicos

5 EnCantando

Pamela Fuentes, Ariel Pawliska, Josefina Robles, Luz Rodríguez Ballester y José Tocccalino son los integrantes de este conjunto de música para chicos que con doce años de trayectoria y dos discos editados, tiene una clara identidad vocal.

Comentar

Por Ariel Saidón

 


Rondas tradicionales con arreglos propios, poesías de autor musicalizadas por ellos mismos y canciones con letra y música compuestas en forma colectiva, hacen de 5 EnCantando un grupo que promueve y disfruta de la diversidad sonora. Miembros de la comisión coordinadora del Momusi (Movimiento de Música para Chicos), pretenden demostrar que los chicos merecen productos artísticos de calidad. Presentando su segundo disco, Encantados de Cantarles estarán en la segunda edición de La Feria de los Chicos en el Jardín Japonés.

Hablemos sobre los orígenes, ¿cómo surgió la idea de formar 5 EnCantando?

Josefina: Luz y yo estábamos terminando de cursar el magisterio y, a partir de un trabajo práctico que tuvimos que hacer para la materia improvisación, se nos ocurrió que podíamos empezar a hacer algo para los chicos. Y enseguida nos pusimos a pensar a quién convocar, quién podría sumarse a nuestro proyecto.

Luz: El punto fue unir lo que estábamos haciendo como docentes en relación al trabajo con chicos con el hacer música. Trabajando en un colegio uno trata de que los chicos hagan música, pero no tiene la posibilidad de crear algo propio. Era como juntar los dos aspectos de uno: el contacto con los chicos y el trabajo de músico.

O sea que las autoras del proyecto fueron Luz y Josefina…

José: Sí, pero en realidad no hay ningún director del grupo. Ni musical ni institucional, digamos. Aunque fuimos asumiendo ciertos roles. Por ejemplo, los arreglos vocales casi siempre los hace Ariel. Y Josefina se encarga de la difusión y el nexo con el Momusi. Pero en lo estrictamente musical no tenemos demasiados encasillamientos. Ariel y Pamela son pianistas y los que tocan el teclado, pero Josefina es maestra de música y también lo toca en algunas canciones. Yo toco la guitarra y Luz, la flauta. Pero cuando yo estoy con el bajo, alguna guitarra sencilla la pueden tocar los otros chicos.

Josefina: Nos atrevemos también con otros instrumentos, como el bandoneón.

Pamela: Todos hacemos un poco de todo.

Luz: No sabemos si es democráctico o anárquico (risas).

¿Cómo empezó a definirse el perfil del grupo?

Luz: Ni bien nos juntamos, lo que empezó a salir fue tomando una fuerte identidad vocal. Es una característica que nos diferencia de otros grupos. Pero no fue una cosa pensada a priori sino que fue saliendo así.

José: Tiene que ver con nuestra historia del conservatorio. Si bien ninguno de nosotros siguió la carrera de canto sino que somos instrumentistas, todos cantamos mucho en coros y varios hicieron la carrera de Dirección Coral. Entonces, se fue imponiendo como una cosa muy familiar. Y después apareció con mucha fuerza, ya no tanto por trayectoria sino por una experiencia puntual, el tema de la exploración sonora. El primer año que empezamos a laburar juntos, hicimos un curso con un maestro canadiense, Murray Sheaffer, que trabaja con el sonido en forma muy experimental. Eso fue como la otra veta, que quizás uno en su carrera de instrumentista o en el profesorado no trabaja mucho.

Pamela: Otra característica para remarcar es que no nos casamos con ningún ritmo en particular sino con lo que nos gusta y lo que nos da ganas de hacer.

Y en la música para chicos, ¿cuáles son sus principales referentes?

Josefina: Todos nos hemos nutrido con María Elena Walsh, con Pro-Música de Rosario, con Sonsonando…

José: Pro-Música nos influenció en lo vocal. En cambio Sonsonando o Ruidos y ruiditos se metieron más con la exploración sonora. Pero tambien nos gustan los grupos con los que estamos en el Momusi: Los Musiqueros, Caracachumba…

Ademas de músicos, los cinco son docentes. En ese sentido, ¿tienen sus conciertos un objetivo pedagógico?

Josefina: Lo que hacemos no es un concierto didáctico, para nada. Aunque puede considerarse una “experiencia pedagógica” porque los chicos asisten a un concierto, ven instrumentos diferentes y escuchan ritmos distintos.

Pamela: Y porque es participativo, convocamos al público para que nos acompañe palmeando o cantando. Eso es didáctico sin necesidad de ponerse en rol del docente que enseña algo.

José: Pero cuando ensayamos las voces, por ejemplo, jamás lo hacemos con la idea de que los chicos perciban particularmente los distintos tonos. Se manda el arreglo musical y el chico lo tiene que escuchar como cuando escucha un disco. Yo creo que en realidad es al revés; que al docente lo influye más el músico que al músico el docente.

Luz: Son canciones con una temática que puede intersarle a los chicos pero con un estilo y forma de hacer música que nos interesa a nosotros. En ese lugar se da el nexo entre el hacer música y el mundo de los chicos, más que en una cosa didáctica para enseñar algo.

¿Cómo es el proceso de creación de las canciones?

Luz: En nuestro primer disco (5 EnCantando, editado en mayo del ‘98) hicimos arreglos sobre temas que ya existían y musicalizamos letras de otros. Sobre todo nos metimos con la poesía de Elsa Bornemann. Y este nuevo disco (Encantados de Cantarles, diciembre 2002) es el que tiene más producción propia, con varios temas que son nuestros en letra y música. En general aparecen las ganas de hacer determinada cosa, un chamamé o un blues. Y después alguien se pone a escribir la letra.

José: A veces las letras de otros, de pronto, nos tiran una onda. Por ejemplo, con la poesía de Elsa Bornemann “Se mató un tomate” hicimos un tango. A veces salen cosas desde las ganas de experimentar con lo sonoro como el Chamamé de los Mosquitos, que tiene letra de Luz y música de todos, donde quisimos probar con los zumbidos. Y en los estrictamente musical, la cosa parte de lo armónico. Empezamos pensando qué secuencia armónica tiene, por ejemplo, una chacarera. Y como todos cantamos empezamos a tirar frases cantadas. Lo que a la gente le cuesta entender es que compongamos entre cinco.

Luz: La producción es más lenta pero, al mismo tiempo, más satisfactoria por el hecho de saber que es un trabajo de todos.

¿Qué es lo que caracteriza a un músico para chicos?

Todos (mirando a José): El niño mágico.

José: Hay una cosa que se labura en teatro y se llaman subpersonalidades. Una es el niño mágico. Es cuando uno deja aflorar su parte infantil. ¿Viste cuando una persona está con un nene, que no podés creer cómo se pone? Porque a nosotros nos gusta la música para chicos. Cuando estoy solo en mi casa pongo un disco de Rita del Prado y lo disfruto igual que el disco de Charly García. Una parte nuestra vibra con eso.

Luz: Es algo personal. No es que hagamos música para los chicos, es para el chico que tenemos adentro.

Pamela: De todas formas, por cómo encaramos nosotros la producción, componer de a cinco suena a un juego de chicos. Es muy divertido.

¿Cuando componen, tienen presente el hecho de que se dirigen a los chicos?

Luz: Uno sabe que en este espacio hacemos música para chicos. Sabemos para qué estamos juntos y siempre salen cosas pensadas para los chicos que nos enganchan a nosotros desde este lugar de juego.

Pamela: Pero también disfrutan mucho los adultos. Cuando vos nos preguntás si tenemos en cuenta que vamos a cantar para chicos, pienso que el nuestro es un producto para chicos que también tiene que atrapar al adulto. En ese punto yo pienso que es importante la calidad de lo que se ofrece. Porque es el adulto el que decide que propuesta llevarle a su hijo. Porque siempre es el adulto el que lo lleva a ver un espectáculo, el que le compra un disco distinto al que el chico pide.

Josefina: Tenemos la intención de que los chicos tengan un repertorio que verdaderamente les pertenezca, que les sea propio. Lo que está pasando en la actualidad es que están consumiendo una cosa que no les pertenece. Se están perdiendo toda una franja de edad tan linda y tan importante con música que no es para ellos, con estilos y con ritmos que no les pertenecen...

José: Que tienen más que ver con una preadolescencia. Entonces, parece que un chico de cuarto grado tiene que tener las expectativas y el gusto de un adolescente. Está bien que los chicos a los diez u once años experimenten ese cambio. Pero no antes.

En ese sentido, ¿qué es lo que distingue a la música infantil?

Josefina: Las letras, el cuidado por las melodías.

José: Por una cuestión de edad, las letras indudablemente. Pero en lo estrictamente musical, pasa que en muchas músicas comerciales hay una falta de calidad.

Luz: Yo creo que lo que pasa con la música comercial es que está muy pegada a un solo estilo, tiene poca variedad. Y las letras no son infantiles. Pero más allá de eso, yo creo que los chicos pueden consumir cualquier tipo de música. Jazz. rock, música clásica. La diferencia es cuando querés que el chico cante; tiene que tener determinadas características. Es diferente pensar qué tipo de música pueden consumir los chicos y qué es específico para que ellos puedan cantar y puedan hacer música.

Josefina: Así como hay canciones para los primeros niveles, poco a poco la dificultad se va incrementando y puede haber una linea melódica más jugada. Pero es todo paulatino. Es darle al chico la posibilidad de que tenga un repertorio para la edad que va teniendo.

Pamela: Porque a veces está la cosa de que si no es comercial es aburrido, si no es pum para arriba todo el tiempo es aburrido. Y no es así.

Josefina: Pero es algo que está impuesto, con tanto estímulo visual y auditivo.

¿Y cuando se le ofrece algo distinto?

Josefina: ¡Cómo les gusta! ¡Cómo lo valoran, cómo lo disfrutan! Porque lo siguen pidiendo.

Pamela: Pero tampoco la opción es una cosa o la otra. Les gusta mucho, lo que pasa es que no lo tienen a la mano.

¿Cómo es el clima de un concierto de 5 encantando?

Luz: Tratamos de que sea un buen rato, que se escuche buena música que la pasen bien, que se disfrute tranquilo. No pretendemos que los chicos salgan eufóricos ni desesperados, ni que estén gritando todo el tiempo sino justamente salir de eso y poder escuchar y hacer música juntos.

¿Y la estética del espectáculo?

Luz: Es un concierto. Tenemos vestuario y cuando podemos poner algo de luces también se incluye. Hay determinadas situaciones que introducen canciones, pero básicamente es un concierto porque de eso se trata. Hacer música en un teatro, en un lugar al aire libre, etc.

En diciembre editaron un nuevo disco, ¿cómo van con el lanzamiento?

José: El disco lo lanzamos en el San Martín el 3 de diciembre, en el ciclo del Momusi. Y estamos buscando un espacio para la temporada. Probablemente para las vacaciones de invierno.

Luz: La idea para este año es tratar de que se conozca el repertorio de este disco y realizar muchos conciertos para difundirlo.

Tratando de sintetizar en unas pocas palabras toda esta charla, ¿cual es la intención de 5 En Cantando?

José: Disfrutar de la música de la mejor forma posible. Escuchar y hacer buena música para chicos. Conectarnos nosotros con esa parte infantil que nos gusta. Despertar la fantasía, el gusto. No es mucho más pretencioso que eso.

Comentar

Compartir

Separador
Separador

Notas relacionadas:

2013-05-06 | Música

Música ilustrada

2004-05-01 | Música

Los chicos quieren Rock

2004-10-01 | Música

Encuentro de la canción

Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2019 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados