Agenda


Hoy, Sábado 24 de Agosto

ver día completo

Separador

01-03-2003 |

Notas y Entrevistas - Musica para chicos

Caracachumba cumple 10 años

En el '93 estrenaron su primer espectáculo, "Se me lengua la traba", y comenzaron una búsqueda que en lo musical se fue orientando hacia lo rioplatense. Para celebrar sus primeros diez años estrenarán en junio en el C. C. de la Cooperación un nuevo espectáculo en el que rememoran lo más destacado de su trayectoria y se presentarán en la segunda edición de La Feria de los Chicos.

Comentar

Por Ariel Saidón



Para cualquier grupo de artistas, 10 años de trabajo constante es algo difícil de lograr. Si además lo hacen en forma independiente, incursionando en diferentes lenguajes y buscando desarrollar una estética propia, mucho más. Pero el principal logro de Caracachumba es el de haberse transformado en un clásico dentro de la música para chicos, perdurando en la memoria de sus pequeños oyentes que año tras año vuelven a ver sus espectáculos.

Florencia Steinhardt, voz y dirección general, Marina Sauber, vientos y voz, e Itatí Figueroa, títeres, realizaron junto a Planetario, la guía de los chicos un balance de la primer década de vida del grupo.

"A mí me produce una sensación muy fuerte pensar que nosotros marcamos a una generación. Porque es bueno perdurar en lo que uno hace, es lindo que perdure el arte que uno ha creado y que deje huella, sobretodo cuando eso pasa en los chicos", reflexiona Florencia Steinhardt.

¿Cuáles son las principales diferencias y similitudes entre el Caracachumba de Se me lengua la traba al de hoy?

Marina Sauber: Parte del desarrollo que tuvo el grupo fue que en los inicios no había una identidad tan clara en cuanto al repertorio. En los comienzos era más ecléctico, la música popular, la canción española y latinoamericana, el folclore. Recién para el segundo espectáculo, Chumban los parches (nominado a los premios ACE en 1999) fuimos encontrando nuestra identidad y la afianzamos en el tercero (Me Río de la Plata, estrenado en 2001), con un Caracachumba claramente orientado hacia lo rioplatense.

El sonido del grupo también era muy diferente en nuestros comienzos. En Se me lengua… había más cantante, no había percusión y cada uno como intérprete tenía un rol más establecido. La movilidad en el escenario y los nuevos integrantes que tuvo el grupo le dieron otra sonoridad.

Florencia: Si quisiéramos hacer un análisis global, diríamos que el primer Caracachumba era más escolástico y formal y este otro con más libertades, más fresco, con una onda más popular.

Hablemos sobre los inicios, ¿cómo surge la idea de formar Caracachumba?

Florencia: Se me ocurrió porque en la tarea docente con los chicos yo inventaba mucho, canciones, textos. Y en esa búsqueda de material para trabajar surge la iniciativa personal mía de musicalizar textos. Yo nunca escribí bien pero tengo muy buen gusto para seleccionar literatura para los chicos. Entonces, pensé que toda esa música tenía que hacerla llegar a los chicos de alguna manera. Y convoqué gente para realizar este proyecto. Ya desde el inicio que está Marina, prácticamente co-fundadora de Caracachumba, y después hubo algunos cambios, se incorporó Itatí, Fernando y Juan.

¿Y el nombre del grupo de dónde surgió?

Marina: El juego con la palabra, la sonoridad… Aunque estábamos haciendo la canción "La farola del palacio", la idea no era tomarlo de ningún lado sino que buscábamos una palabra que tuviera juego, una sonoridad fuerte, con música en sí misma y que no quisiera decir nada.

Florencia: Porque algo que es un sello también nuestro es el juego con la palabra. Está en todos nuestros espectáculos, en todas nuestras canciones. Y esa palabra nos definía, definía nuestra estética.

Otra cosa que caracteriza a Caracachumba es el desarrollo de la puesta en escena…

Itatí Figueroa: El trabajo de la puesta en escena estaba desde un principio. Se fue refinando a medida que fuimos ajustando el espectáculo pero como idea madre ya estaba. Quizás ahora hay una puesta en escena mucho más teatral que antes, aparecen personajes, historias y hay una dramaturgia en esas situaciones que se hacen con títeres y con actores.

Marina: Como desde un principio nos propusimos hacer un espectáculo musical y no un recital, la puesta vino como una necesidad. Obviamente que la fuimos refinando con los directores con los que fuimos trabajando desde nuestra mirada.

Ya que empezamos a hablar de este tema, ¿cómo se integra una titiritera al trabajo de un grupo de músicos?

Itatí: En ese sentido, a veces me siento un poquito sola y me gustaría tener un par para poder apoyarme. De todas maneras, con Roque, el personaje de Chumban los parches, había una comunión interesante entre los artistas. Por otra parte, ellos también se involucran con la manipulación de títeres. En el último espectáculo, por ejemplo, Fernando y Florencia me dieron una mano. Tiene que ver con el diálogo de las diferentes materias. Lo mismo cuando me dieron espacio para cantar. Al principio me dio miedo.

Si bien está presente desde la idea original, ¿la decisión de mezclar distintos lenguajes tiene que ver con que el destinatario sean los chicos?

Marina: Nos gusta como estética. Pero porque son chicos, nos ayuda a dirigirnos a diferentes edades. Nunca nos planteamos hacer un espectáculo para una determinada edad, jamás decidimos previamente a quién nos vamos a dirigir. Pero el hecho de usar distintos lenguajes nos permite dirigirnos a una franja etaria más amplia, porque cada chico va tomando lo que le llama más la atención, lo visual, lo auditivo.

¿Y qué pasa con los adultos?

Florencia: Lo que pensamos es que el adulto tiene que venir y pasarla bien desde que empieza hasta que termina el espectáculo. Así que siempre estamos pensando en él. Hay muchos guiños para el adulto y sentimos que está convocado. Pero es como un efecto de rebote. Si el espectáculo es bueno para chicos, es una propuesta seria, el adulto lo disfruta.

Marina: El otro día escuché una anécdota divina: una familia se iba de vacaciones y entonces la mamá le pregunta a la nena que compacts llevar. "Llevamos tal y tal compact- le dice la nena- Ah, y te llevo Caracachumba que a vos te gusta".

Cuenténnos algo del próximo espectáculo, ¿es un repaso por la carrera de Caracachumba?

Florencia: La propuesta es integralmente nueva. Pero es el festejo de nuestros diez años y en esa fiesta de cumpleaños que vamos a organizar va a haber algunas cosas que ya pasaron. Vamos a recordar un poco algunos viejos temas, algunos viejos hits, temas de hace cinco u ocho años que la gente que nos sigue ahora no conoce. Y vamos a ver si bailamos también. Queremos incursionar en la coreografía.

Marina: La idea central es la invitación a nuestro público a nuestra fiesta de cumpleaños. Y a partir de esta celebración vamos a rememorar cosas que hicimos, personajes que nos vienen a saludar o que se vuelven a acercar a nosotros de igual o distinta manera. Pero también va a haber temas nuevos. Y como para nosotros es una gran alegría cumplir diez años, queremos que para el público sea también una fiesta.

Comentar

Compartir

Separador
Separador

Notas relacionadas:

2011-01-19 | Música

MOMUSI en Cosquín

2014-10-06 | Música

Octubre a pura orquesta

2002-09-01 | Música

Pa’ que bailen los pebetes

Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2019 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados