Agenda


Hoy, Domingo 17 de Diciembre

ver día completo

Separador

01-11-2005 |

Notas y Entrevistas - Teatro Infantil

Las manos del barrio

Desde el barrio San Roque, Victoria, La Musaranga eligió el camino del arte popular para narrar aventuras a chicos y grandes. Con corchos, latitas, tornillos, clavos y maderas sus integrantes fabrican los títeres y marionetas con los que, desde hace más de diez años, recorren plazas, escuelas, comedores y ferias. Son una Compañía Nacional que hace camino al rodar.

Comentar

Por Marisa Rojas

 

“El 24 de junio de este año cumplimos diez años de funciones, pero cinco años antes ya trabajábamos en el barrio. Empezamos armando talleres recreativos para los chicos, hacíamos actividades como pintura, murga, y dábamos algunas funciones de títeres para los festejos como el del día del niño o el fin de curso”, cuenta Pedro Hasperue, miembro fundador de La Musaranga. “En realidad, fundadores fuimos varios, sólo que de esa época los que todavía continuamos esta historia somos Cantarella y yo”, aclara Pedro. Cantarella se llama Alejandro y es el responsable de la revista de la Compañía, ‘Títer’, una publicación de cuentos, ilustrados por los chicos del barrio, que junto a la Escuela de Artes y Oficios ‘Avelino Sosa’ y la kermés mecánica ‘La Perinola’, resumen el trabajo del grupo.

Pedro y Alejandro eran dos muchachos de poco más de veinte años cuando, interesados en proponer actividades de las que pudieran participar todos los chicos del barrio, y más, decidieron hacerse cargo de la elaboración de los instrumentos que necesitaban para las funciones de títeres que con el tiempo fueron incluyendo también marionetas y otros extraños muñecos que se convirtieron en marca registrada de La Musaranga.

 

“Apenas arrancó el trabajo de funciones en el San Roque, los pibes armaron una Musaranga en miniatura. Eran chicos de 8 y 9 años que comenzaron a acercarse cada vez a nuestra propuesta y así se fueron sumando y fueron sumando a otros, en la semana participaban de los talleres y los sábados presentaban sus propios títeres en las funciones de la plaza, aprendían ahí mismo a mover los hilos y las varillas. La idea básica de fondo era poder dar una mano para que los chicos se incorporaran a una propuesta laboral. Por eso, cuando vimos que las presentaciones gustaban decidimos organizar más el trabajo y empezamos a fabricar mayor cantidad de muñecos y formamos La Musaranga grande y la kermés”, relata Pedro.

El primer taller formal de esta Compañía de Autómatas fue el patio de la casa materna de Pedro. Su mamá, la señora Mabel, junto a una vecina que cosía trajes de novia, fue la que los ayudó en aquellos tiempos iniciales donde hubo que vestir y dar vida a las maderas, los corchos y las latas que con pintura de brillantes colores se convertirían en hinchas, jinetes, bailarinas, músicos y deportistas.

 

“Empezamos a fabricar los muñecos con estos materiales porque eran los que teníamos al alcance. No podíamos hacer una función y que la recaudación se fuera en la compra de materiales. La idea era que todos los que trabajaran se llevaran algo a su casa, entonces, los costos de fabricación debían ser bajos, porque tampoco es que se ganaba ni se gana tanto”, cuenta Pedro consultado sobre el por qué de los materiales, cotidianos, simples, a veces hasta de desecho, con que fabrican cada integrante de sus espectáculos.

 

Pero también en el origen de esa decisión está, otra vez, la mano de los chicos. “Un día, caminando por el barrio una nena del grupo que entonces tenía unos 8 años, la Chucho, vio la coraza de un termo tirado a un costado y lo levantó y nos dijo: ‘Miren, esto parece una cara, una nariz – por la manija del termo -, si le ponemos unos clavitos parecen ojos y si a los costados le agregamos unos alambres hasta parece que se mueve’. Y nos convenció, y llevamos la idea al resto del grupo y también gustó y así arrancamos y así seguimos. Acá no hay nada demasiado pensado de antemano, hay mucho del día a día, de la decisión en equipo y del trabajo en conjunto”, enfatiza Pedro, quien, no obstante, aclara: “De todos modos, esto no es nuevo. Con estos mismos elementos, ya en el ´30 y en el ´40, trabajaban en toda América Latina los llamados jugueteros populares. Esto es parte de una larga tradición. El elemento diferencial hoy es que en estos tiempos muchos de estos instrumentos han salido de circulación o en todo caso pertenecen a sectores muy específicos, por eso para nosotros, al trabajar en el barrio es muy importante poder representarlo. La idea es siempre trabajar para el barrio y en el barrio y no ‘llevar cultura a los barrios’, como si se tratara de algo externo, como si en los barrios no existieran producciones y formas de hacer propias”.

Quince años después de los primeros pasos, la Compañía Nacional de Autómatas La Musaranga está integrada por adultos, jóvenes –los que alguna vez fueron esos primeros niños en participar del proyecto-, adolescentes y chicos, muchos chicos. “Somos más de treinta, diez en el taller y otro montón en el barrio y en el merendero, y sumamos tres generaciones casi”, señala orgulloso Héctor, uno de los mellizos que junto a Pedro, Marcelo y Cristian, entre otros, se reúnen cada mañana de lunes, miércoles y viernes en la Escuela de Artes y Oficios ‘Avelino Sosa’ donde hoy La Musaranga fabrica sus tradicionales muñecos.

 

“Esto para mí es trabajo. Pero también es más. Yo el día que me muera quiero que me pongan en mi cajón diez de estos títeres porque los hice yo con todas mis ganas”, enfatiza Héctor. Para Pedro, lo que explica esta pasión por la Compañía y por la pertenencia es que el trabajo se hace en cooperativa. “Este proyecto es un intento de que el arte popular sea verdaderamente popular, con todos los matices y variantes que eso significa. Es un arte que se nutre del trabajo de muchas manos, no se trata de ser el mejor pintor o el más destacado titiritero. Se trata de una suma de voluntades. Estos muñecos, cada uno, son fruto del trabajo de muchos: uno puso la lata, otro el corcho, otro la pintura, es bien compleja la cosa en realidad. Uno lo que hace es poner las manos y el mayor corazón y así se suma de la mejor manera”.


Sumar, siempre sumar, y ser, cada vez más, por eso La Musaranga integra hoy la UBOVARESARATRAC, la Unión Bonaerense de Variedades, Espectáculos Artísticos y Atracciones Mecánicas, cuyo objetivo es llevar por los caminos espectáculos propios, que definan a cada conjunto por aquel lugar al que pertenecen y que, a la vez, permitan cruzar y compartir historias e identidades. “El parque Ubovaresaratrac es una propuesta muy importante. Dos o tres veces al año se arma este gran parque en la provincia y allí hay arte para todos. Nosotros llevamos la kermés, ponemos juguetes a la venta y por supuesto hacemos funciones con los títeres y las marionetas, llevamos el circo neocriollo, con marionetas de varilla y una teatralización del Juan Moreira, el circo de piolines, con marionetas de hilos, para los más chiquitos, el circo del surubí sudado y por supuesto las pantomimas del varieté de marionetas. Queremos seguir creciendo y por eso ahora la idea es poder tener una gran carpa para llevarla a todo el país y así difundir nuestro trabajo, el de la gente de Pergamino, el de los chicos de Hurlingham que hacen percusión, y tantos otros”, cuenta Pedro.

Y al contar, este hombre de unos cuarenta años que egresó de una escuela técnica y que, dice, nunca tuvo vocación de artista, abre el sueño de otros que lo abrazan pintando latas y cortando maderas para dar vida a otra marioneta. Y así, haciendo, se reúnen todos en ese gesto cómplice, casi sobreentendido, que dice el diccionario del lunfardo rioplatense que significa ‘musaranga’. Y curiosamente, también desde afuera, entre hilos, carromatos y pinturas, el gesto llega y se completa en la risa de los pibes que asisten a la función.

 


Musaranga de Feria

 

Con más de una década de historia, la Compañía Nacional de Autómatas La Musaranga, cuenta numerosas presentaciones en los más diversos lugares de la provincia. Sin embargo, fueron las presentaciones en las últimas ediciones de la Feria del Libro Infantil las que los presentarían ante el gran público.


“La primera vez que nos presentamos en la Feria fue como parte de las actividades de un Centro Cultural de la zona que tenía un stand en la Feria. Allí nos vio gente de la Fundación El Libro y este año fueron ellos mismos quienes se acercaron para ofrecernos directamente a nosotros un stand. ¡No lo podíamos creer! Era una propuesta terrible, implicaba mucho trabajo, muchos días, mucho tiempo. Pero con gusto aceptamos y nos fue bárbaro”, recuerda Pedro. “Durante veinte días trabajamos de mañana, de tarde, de noche. A la mañana, temprano, hacíamos los muñecos en la Escuela, mientras otro grupo, también bien temprano, salía en tren, cargado de cosas, rumbo a la Feria. Y a la tarde hacíamos las funciones en el stand y cada vez nos venía a ver más gente y los chicos se divertían y los grandes se emocionaban”, cuenta, emocionado también, Héctor.


Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2017 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados