Agenda


Hoy, Miércoles 15 de Agosto

ver día completo

Separador

01-06-2018 |

Notas y Entrevistas - Teatro Infantil

Libertablas: La celebración de la utopía

La cooperativa titiritera con más trayectoria de la Argentina celebra 40 años de su creación. Cuatro décadas de exitoso trabajo contando historias que entre títeres, canciones, poesía y humor se (re)convirtieron en nuevos clásicos. En teatros y escuelas de todo el país, Libertablas supo construir un camino en defensa de lo esencial: el juego en equipo. Y, así, festejan su aniversario con funciones de sus espectáculos más emblemáticos en el Centro Cultural 25 de Mayo.

Comentar

Por Marisa Rojas



Un niño corre por los pasillos del Teatro Cervantes. Tiene unos cuatro años y los recovecos de la sala que la actriz española María Guerrero construyó en Buenos Aires en la década del ‘20 del siglo pasado, declarada Patrimonio Nacional durante la presidencia de Marcelo T. de Alvear, son su patio de juegos. En una de las salas la compañía de actores-titiriteros que integra su padre se prepara para estrenar un futuro nuevo éxito. “Esa imagen es la primera que recuerdo cuando me preguntan por mi llegada a Libertablas. Jugar en el Cervantes y una vieja valija siempre lista en mi casa para salir de gira, la valija que entonces mi papá usaba para una obra que se llamaba Acerca del grotesco y que hoy con el nombre Acerca de Discépolo hacemos juntos”, dice Matías Rower, actor de veinticinco años, el último en ingresar a la Cooperativa e hijo de uno de sus miembros fundadores.

“Libertablas nace cuando Luis, Sergio, Mimí y yo teníamos casi la edad que hoy tiene Matías, y nace del trabajo, de juntarnos para participar de una obra de cámara con títeres gigantes a la cual nos habían convocado, no nace de reunirnos para ver si…; por eso decimos que nace a pesar nuestro, y crece igual, incluso con discusiones y transformaciones”, cuenta Mónica Felippa, actriz, miembro fundadora de la compañía.

“Si nada es seguro, todo es posible”, nos decía Sergio Rower, otro de los actores fundadores, devenido productor general de Libertablas, quince años atrás. Es que lo de la compañía que en 1978 crearon, entre otros, Rower y Luis Rivera López, junto a Felippa y Mimí Rodríguez, ha sido desde los comienzos la prepotencia de trabajo.

Integrantes, durante una década, del elenco originario del Grupo de Titiriteros del Teatro San Martín -creado por Ariel Bufano, Adelaida Mangani y Kive Staiff en 1977-, Rower y Rivera López, compañeros de colegio desde los seis años de edad, supieron dar forma a una compañía teatral independiente y profesional que anualmente realiza unas 400 funciones para aproximadamente 300.000 espectadores de más de 3.000 escuelas en todo el país; además de los niños y adultos que los han acompañado –y acompañan- en salas del circuito oficial, comercial y off, desde la ciudad de Buenos Aires hasta la patagónica Río Grande y, también, en otros países.

Entre clásicos universales e historias populares, Libertablas construyó durante cuarenta años una identidad propia e inconfundible donde conviven la actuación, la titiritezca, la música y los grandes relatos en espectáculos de impactante despliegue, donde la marca distintiva ha sido, siempre, la calidad.

“Nuestro maestro fue Ariel Bufano. Ariel fue un innovador, para el mundo de los títeres y para el teatro en general. Puso por primera vez un titiritero fuera del retablo. Él nos dio el puntapié inicial para que investigáramos, para que tuviéramos libertad; para trabajar como actores con títeres o con lo que quisiéramos, sin límites”, repasa Mónica.

“Yo recuerdo hoy, cuarenta años más tarde, que cuando estrenamos La tremebunda tragedia de Macbeth, hacia el final de la Dictadura, con un elenco en el que estaban Roly Serrano, Virginia Lombardo, Eduardo Blanco, fue una osadía. Investigamos durante meses con objetos enormes, éramos unos veinte, todos profesionales dedicados cada uno a un rubro. Y así se convirtió en el trabajo que nos marcó el camino; como Ariel, como Inda Ledesma y todos nuestros enormes maestros que nos convocaron siempre a hacer el gran teatro, lo que no significa necesariamente títeres o producciones gigantes pero que, sin embargo, se convirtió en nuestra marca. Por eso para mí ese fue, es, un trabajo ícono de Libertablas, el que permitió que hoy estemos acá”, reflexiona Rower.

¿Libertablas nació con La tremebunda…?

Sergio: La verdad es que nacimos sin nombre. Es que algunos pensábamos que al primer, segundo o tercer proyecto nos íbamos a separar. Pero eso no sucedió y entonces tuvimos que empezar a nombrarnos. Fue a mediados de los ‘80, cuando estábamos por estrenar Sueño de una noche de verano en el Cervantes, que tras una muy larga noche de discusión en la casa de un compañero comenzamos a llamarnos ‘Libertablas, teatro libre de los Buenos Aires’.

La versión de la obra de Shakespeare fue el ingreso de Libertablas al Teatro Cervantes, y, también, la primera del grupo que conoció quien mucho tiempo después, en 1998, se convertiría en la coreógrafa de la compañía: Marina Svartzman.

“Yo conocí Sueño… como espectadora, era chica y fui con mi papá, me pareció increíble, una de esas obras que me ha marcado. Tantos años después ser parte del grupo que la hizo y trabajar desde mi lugar como coreógrafa, y también como actriz, aportando a su narración, me encanta.”, dice Marina.

En el desarrollo de la historia del grupo ha jugado un rol muy importante el vínculo con las escuelas. ¿Cómo se construyó esa relación con el universo docente? 

Sergio: Nosotros hemos realizado un trabajo metódico en las escuelas desde hace años porque, hace mucho tiempo, sentimos que el público dejó de ir al teatro, y un grupo de actores que pretende vivir de su profesión tiene que ir a donde está el público. Así, desarrollamos una larga y exitosa trayectoria centralmente gracias a los docentes que consideran al teatro como una experiencia altamente pedagógica para sus alumnos, su aporte -el valor de la entrada y el afecto del aplauso- sostiene nuestro trabajo, por eso para nosotros son parte fundamental de Libertablas. Después, personalmente, a mí me gusta mucho el trabajo de la gestión y me parece muy importante por ejemplo escuchar y saber qué puede poner contento a nuestro espectador que muchas veces es, precisamente, un docente. Ese tipo, esa mujer, que todos los días dan sus propias batallas y en el medio se hacen el tiempo para recaudar el dinero para llevar a los pibes a ver teatro. Y nos reciben en sus salones o vienen a vernos después de haber estado meses juntando de a dos mangos y llegan más preocupados de que no se le pierdan los chicos y que el micro esté a horario, pero vienen a ver algo con mucho esfuerzo y ganas y es nuestra responsabilidad mostrarles algo bueno, de calidad, que los trate y haga sentir bien. Algo que sea lo más bello que podamos hacer y por supuesto que nos represente, que sea coherente, aunque sostener la coherencia, la ética, la ideología… y ser flexible también, siempre ha sido, y es, lo más difícil.

¿Y la base? El principio fundacional, más allá de ese “sin querer” que mencionaba antes Mónica, ¿se mantiene igual?

Sergio: La pregunta que está presente desde el día en que comenzamos a trabajar juntos es: ‘¿cómo se hace para vivir haciendo lo que uno quiere hacer?’; entonces, y ahora, nuestro desafío de gestión y de producción fue, es, hacer lo que nos gusta. ¿Y qué es eso? Contar algo y que la gente venga, se emocione, piense y se vaya comentando lo que vio. Para eso es necesario trabajar con los más altos valores que podamos, tratando que arriba del escenario esté el mejor actor que podamos ser, alcancemos la mejor realización que podamos tener, con la mejor música que podamos componer; y así, con la sumatoria de lo mejor que podamos, vivir de nuestra profesión, sin traicionarnos. La utopía del profesional que busca siempre lo mejor para llevar a escena.


 


 

LOS MIL Y UN FESTEJOS
En el año de su cumpleaños número 40, y en el marco del 10° aniversario de la reapertura del Centro Cultural 25 de Mayo, Libertablas presenta desde el mes de mayo funciones de sus espectáculos más exitosos como prólogo al (re)estreno que preparan para el mes de las Vacaciones de Invierno: Las mil y una noches.

“Todas las celebraciones por los cuarenta años del grupo las estamos realizando en el teatro del barrio de Villa Urquiza, comenzamos en mayo, seguimos ahora en junio y nos preparamos para estrenar el 7 de julio Las mil y una noches que haremos todos los sábados y domingos, hasta fines de agosto, a las 15 h y en Vacaciones de Invierno, de martes a domingos. Y que llevaremos luego al Teatro Auditorium de Mar del Plata”, cuenta Rower.

Para palpitar el estreno del aniversario, en junio habrá funciones de Leyenda, el espectáculo que recupera hermosos relatos folclóricos argentinos: la leyenda Yámana de los delfines en Tierra del Fuego, la del Nahuel del pueblo Mapuche, la del Yasí yateré del Litoral y la de Coquena, en la Puna, más una historia sobre la Buenos Aires del tango (2, 3, 9 y 10 de junio a las 15 hs). “Leyenda fue el primer espectáculo en el que no trabajamos con un texto clásico, con el que cuando empezamos no teníamos nada y terminamos editando un disco del que participaron artistas enormes. Es un trabajo que nos ha abierto la puerta de montones de escuelas y que nos llevó a Cosquín; es ‘el’ espectáculo popular de Libertablas”, dice Rower.

En la misma línea, en junio también habrá funciones de Cuentos de la Selva, el espectáculo que pone en escena cuatro de los más famosos cuentos de Horacio Quiroga (16, 17, 23 y 24 de junio a las 15 hs).

Entradas desde $ 150. En venta por www.alternativateatral.com.ar y en la boletería del Centro Cultural 25 de Mayo. Av. Triunvirato 4444, Ciudad de Buenos Aires.




PLANETA LIBERTABLAS
Libertablas es una cooperativa teatral independiente integrada por más de 20 artistas, asistentes y realizadores, entre los primeros: Sergio Rower, Luis Rivera López, Mónica Felippa y Mimí Rodríguez, miembros fundadores. Desde hace 40 años llevan adelante espectáculos en los que se interrelacionan actores, títeres -de las técnicas más diversas, pero especialmente de varilla y grandes, muy grandes–, máscaras, poesía, humor y música, mucha música, y se cuentan historias clásicas y otras populares, desde Shakespeare hasta Discépolo.

Protagonistas de estrenos en salas de renombre y en teatros de barrio, donde han sido vistos por unos 3 millones de espectadores, anualmente realizan centenares de funciones en miles de escuelas de todo el país. Entre sus espectáculos, unos 40, todos premiados y de calidad, con un fuerte sello estético e ideológico, para adultos y para todo público, se cuentan: La tremebunda tragedia de Macbeth; Sueño de una noche de verano; Pinocho, dando vida a la materia; Quijote; Don Martín Fierro; Leyenda; David y Goliat; Cuentos de la selva; Las mil y unas noches; La vida es sueño; Acerca de Discépolo; El árbol de las historias y Cuentos al derecho.

A comienzos de la década del ‘90 protagonizaron Canal K, el primer programa de títeres para adultos de la televisión argentina; y años más tarde también fueron parte de Los Muvis. En 2001 editaron el primer CD vendido junto al diario Página 12, correspondiente a su espectáculo Leyenda, con la participación de León Gieco, Rubén Rada, Sandra Mihanovich, Julia Zenko y Teresa Parodi; y años después, un compilado de ese mismo trabajo junto a las canciones de Cuentos de la selva. En cuarenta años de historia han fundado, también, su propio Taller de Realización; hicieron giras al exterior –por Latinoaméria y España- y organizaron festivales y congresos de investigación en la Argentina.

Ganadores del Premio ACE 2003 por su versión de Quijote y reconocidos por su trayectoria en la edición 2012 del Premio al Teatro de Títeres y Objetos Javier Villafañe, han recibido también los premios María Guerrero, Florencio Sánchez, Pregonero, ATINA, Teatro del Mundo y KONEX, entre otros. En 2001 su trabajo fue declarado “De Interés Cultural” por el Honorable Congreso de la Nación.

Más información en: www.libertablas.org

 

 

Tags: teatro, títeres, titiriteros, libertablas

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2018 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados