Los libros tentadores - Notas y Entrevistas - Literatura infantil - Revista Planetario

Agenda


Hoy, Viernes 23 de Junio

ver día completo

Separador

01-04-2017 |

Notas y Entrevistas - Literatura infantil

Los libros tentadores

Narrar siempre: con imágenes y con palabras. Catarina Sobral es autora e ilustradora de sus propias historias. Que fascinan a chicos y grandes. Colores, formas y mucho humor conforman un universo que abre preguntas y nuevas ideas. Para lectores inquietos.

Comentar

Por Gabriela Baby


Estudió diseño gráfico pero siempre se sintió atraída por el libro–objeto. “Esos libros que tienen texturas o agujeros, que se dan vuelta para un lado o para otro para seguir la lectura”, dice en un portuñol amable, lleno de sonrisas y gestos de sus grandes manos. Catarina Sobral nació y se formó en Portugal y es autora de libros que despliegan un contrapunto de textos e imágenes que invitan al juego de la lectura sagaz.

Mi abuelo, Achimpa y el próximo a editarse Tan tan grande (todos editados por Limonero) despliegan historias que se dirimen en una relación lúdica entre imágenes y palabras. En Achimpa hay un juego con el lenguaje que trasciende la historia puntual que se cuenta para hacerse preguntas sobre el sentido, las regularidades del idioma, la arbitrariedad de las palabras… y de la gente que las usa. En Mi Abuelo, la relación entre abuelo y niño se contrapone a la vida de un señor que anda muy apurado y lleno de ocupaciones. Y en Tan tan grande, el crecimiento de los personajes desborda los límites de la página.

Entre pinceles y rodillos, viajes, conferencias y talleres, Catarina Sobral hace un alto en el camino y conversa con Revista Planetario sobre el libro álbum, los nuevos lectores, sus libros de infancia y las historias que no puede parar de contar.


¿Cómo nace cada uno de tus libros? ¿Desde las imágenes o desde las palabras? 

En realidad, cada libro siempre aparece primero en forma de texto. Pero el concepto tiene mucho que ver con las dos cosas. Por ejemplo, en Tan tan grande yo quería hablar del crecimiento y quería dibujar un animal. Y además, quería también un tipo de lenguaje gráfico que tuviera mucho de dibujo de niños. Entonces trabajé la perspectiva como los chicos y también la disposición de la página, escribí el texto a mano, hice renglones, todas cosas que hacen los niños. De modo que el libro surgió de una idea, de la voluntad de trabajar un tema, y también de la voluntad de trabajar un tipo de lenguaje gráfico. Pero hay otros libros, como Achimpa, en el que la idea se formó toda en texto. Y en Mi abuelo hay un diálogo entre el texto y las ilustraciones, porque el texto no dice lo que uno de los personajes hace. El relato va con un personaje y las ilustraciones van con dos personajes. El texto dice una cosa, la imagen otra y en la interseccion de los dos cada uno cambia su sentido.

Este diálogo entre imagen y texto es casi la definición del libro álbum, un género en auge en estos días… 

Me interesan esos libros que se abren a muchas interpretaciones. El libro álbum es un concepto bastante nuevo. Cuando yo era niña no había libros álbum o había muy pocos. Ahora están empezando a aparecer en más países, por ejemplo en Francia o en Irán donde hay una tradición del libro ilustrado que es increíble, y en muchos más. El libro álbum crece y se está hablando más sobre él, aunque en mi país, Portugal, no hay una palabra específica para nombrarlo por lo que lo llamamos álbum ilustrado. En francés es album; en inglés, picture-book. Todavía no es un concepto definido en todas las lenguas y no hay una teoría explícita que lo defina.

¿Estos libros implican un nuevo lector? 

En estos libros el lector tiene que hacer sus hipótesis. Porque el libro no resuelve todo lo que pasa en la historia, todo lo que se cuenta, sino que tiene que haber un lector que arme su lectura personal en los vacíos entre texto e imagen o también cuando hay solo texto o solamente imagen. Me parecen mucho más construtivos estos libros que esos textos muy estereotipados y conducidos a un solo sentido.


ANTES DE LOS LIBROS
¿Cómo se te ocurrió hacer libros álbum? ¿Cómo empezaste? 

Empecé como diseñadora gráfica. Pero durante mi carrera estuve viendo muchos libros ilustrados, muchas veces hechos por diseñadores gráficos también, y me interesaron mucho. Especialmente estos libros en los que había mucha comunicación desde lo sensorial, desde el objeto libro. Entonces trabajé en gráfica y después de un año y medio hice un master en ilustración con el objetivo de trabajar como ilustradora.

Y en lo pictórico ¿utilizas técnicas diferentes?

Crayones y collage. Me gusta rasgar la hoja también. En Mi abuelo usé una técnica muy parecida al grabado, a la xilografía, no hay matriz pero hay colores por separado y lo que hago es pintar de negro los bordes y después quitar y dar a gris los blancos. Todo con acrílico.

¿Hay algo específico que tienen que tener los libros para chicos? ¿Colores fuertes, por ejemplo? ¿Poco texto? ¿O son solo prejuicios? 

Cuando yo dibujo, pienso en un libro que me gustaría leer a mí, y también en un público en general, quiero decir, que incluya a adultos. Porque si un libro no es bueno para los adultos tampoco puede ser bueno para los chicos.


LEER Y LEER
¿Y qué te gusta leer? 

Me gustan los libros metafóricos, en los que puedo hacer mi propia interpretación del texto, y con finales abiertos también.

¿Qué libros leías de chica? 

Me gustaban los libros con personajes con alguna locura: Tom Sawyer, por ejemplo, Alicia en el país de las maravillas, también. Toda Mafalda era el libro que estaba en el baño de casa cuando era chica. Y en el baño me quedaba horas…

¿De qué manera estas lecturas influyen en lo que escribís?

A mí me gusta mucho trabajar con el humor y la ironía. En Achimpa los personajes adoptan acríticamente lo que el especialista dice en cada página: todos usan la palabra achimpa como el especialista indica, nadie piensa, y esto es bien irónico y tiene una historia previa. Hubo un período en que Portugal estaba bajo un gobierno de derecha, y siempre que el gobierno quería decir algo que no era muy correcto inventaba una palabra. Era una “inverdad”, decían, por ejemplo, para no aceptar que habían dicho una mentira. Los periodistas llamaron a esto “La nova lingua", la nueva lengua, que eran palabras hechas para que nadie entendiera y para que no parezca tan malo lo que el gobierno hacía. Y Achimpa se me ocurrió por esta idea de que la gente aceptaba palabras, sin crítica, sin cuestionamiento. Pero después, en el libro, se armó todo un juego con la gramática. Muchos profesores lo agradecen. Y al final, aparece otra palabra, y la historia vuelve a empezar.  

¿Cómo ves el estado actual de la Literatura infantil y juvenil?

Es muy interesante lo que pasa actualmente. Los libros cada vez están menos estereotipados y entran en juego cada vez más las posibilidades comunicativas del objeto libro: su formato, su peso, su textura. Hay ilustradores que trabajan con las simetrías o con las asimetrías y hacen productos muy creativos que ofrecen muchas lecturas. Hay propuestas que juegan con la posibilidad de invertir el libro o cuentan dos historias al mismo tiempo o invitan a cambiar de sentido la lectura, de derecha a izquierda, de abajo para arriba, y así. Todos desafíos novedosos y tentadores para los lectores.

 

 


 

PLANETA SOBRAL
Nació en Coimbra, Portugal, en 1985. Es ilustradora y autora. Después de estudiar Diseño Gráfico, se graduó en Ilustración en 2012 y comenzó a trabajar como ilustradora independiente. Aunque no trabaja con una sola técnica, sus ilustraciones recaen casi siempre en una paleta limitada de colores, explorando la mezcla de texturas y patrones en imágenes ricas y bidimensionales; también ha experimentado con grabado y cine de animación.

Publicó diez libros traducidos a once lenguas. Participó en varias exposiciones nacionales e internacionales y su trabajo fue premiado por la Feria del Libro Infantil de Boloña, por el Premio Nacional de Ilustración, por la Sociedad Portuguesa de Autores. Además, recibió distinciones en publicaciones como el catálogo White Ravens y la revista 3×3.

Tags: Limonero, libro-álbum, lij, Catarina Sobral

Comentar

Compartir

Separador
Separador

Notas relacionadas:

2012-04-02 | Literatura

Una autora de familia

2014-09-01 | Literatura

Dejar que la charla fluya

2015-06-01 | Literatura

La candidata argentina

Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2017 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados