Agenda


Hoy, Miércoles 11 de Diciembre

ver día completo

Separador

17-01-2012 |

Notas y Entrevistas - Teatro Infantil

Teatro de Verano en el Museo Larreta

Desde el 4 de enero y hasta fines de febrero, La Galera Encantada presenta una selección de sus clásicos en los jardines del Museo Larreta. De miércoles a domingos, a las 18 horas, en un encantador escenario al aire libre desfilan Hansel, Gretel, Blancanieves, 8 enanitos, 3 chanchitos, un C. Niciento, un abuelo –y un canario- muy divertidos.

Comentar

Por Marisa Rojas



Este verano, las tardecitas de Buenos Aires se visten de teatro en el barrio de Belgrano. De miércoles a domingos a las 18 horas, cuando comienza a bajar el sol, el equipo de La Galera Encantada lleva a escena disparatadas versiones libres de cuatro clásicos de la literatura infantil y una obra de creación propia: Hansel y Gretel, Blancanieves y los 8 enanitos, Los tres chanchitos, C. Niciento y Los abuelos no mienten. Todos títulos que forman parte del repertorio de La Galera desde hace ya varios años pero que, en cada reposición, se renuevan con una pizca de ternura y mucho humor. “Son obras que nos gusta hacer y que elegimos para esta temporada pensando, muy especialmente, en los más chiquitos de la casa, porque como sucede en el resto del año en nuestra sala, en el verano los chicos vienen al teatro a edades cada vez más tempranas”, cuenta el director y responsable también de la dramaturgia del grupo, Héctor Presa.

La del 2012 es la temporada número 6 de La Galera en el Museo de Arte Español Enrique Larreta, en la esquina de Juramento y Vuelta de Obligado. Como cada año, durante la tarde presentan obras para el público infantil –una diferente cada día-, y por la noche un espectáculo de música y teatro para adultos. Este verano el turno nocturno es para Mucho tango y pocas nueces, una versión arrabalera de la comedia de William Shakespeare Mucho ruido y pocas nueces. “Alguien podría pensar que nos mudamos a alguna sala del museo, pero no, aún no lo hacemos. Aunque nos encanta trabajar en estos jardines y siempre nos ha ido muy bien, por eso este año todo el Elenco Uno de La Galera está embarcado en esta aventura: somos 8 personas en total. La verdad es que poder hacer temporada en este lugar es bárbaro. Es un sitio precioso en medio de la ciudad, con jardines para recorrer, obras de arte para admirar y teatro para divertirse”, agrega Presa.

Disfrutar de canciones, títeres, buenas historias y tiernos espectáculos de teatro al aire libre es una interesante propuesta para pasar el verano en la ciudad, pero ¿cómo es actuar con el sonido de los pájaros de fondo, bajo los pinos de jardines centenarios y a disposición de las condiciones climáticas?

“Hay que estar muy atento a los factores de dispersión y controlar mucho el clima de cada escena para que el público ‘no se vaya’. Pero es muy lindo trabajar en un lugar como este en el verano porque para el público es todo un paseo, más allá del teatro, porque mucha de la gente que viene a vernos ya nos conoce, pero quizás no conoce el Museo”, cuenta Guillermina Calicchio, integrante del grupo desde hace cuatro temporadas.

Para Presa, “la experiencia, aunque única y diferente cada año, la vivimos bajo condiciones de trabajo que se asemejan mucho a las condiciones que tenemos en el año cuando actuamos en escuelas. Los niveles de dispersión son iguales. Tenemos un escenario hermoso pero también hay montones de bichitos y plantitas que se mueven y de repente se levanta un viento fuerte, te irrumpe en la escena ¡y te vuela todo! Afortunadamente tenemos mucha, muchísima experiencia y eso nos permite pilotear ciertas situaciones ‘imprevisibles’. De todos modos, en términos de dirección, yo trabajo marcándoles a los actores que la expresividad siempre tiene que estar muy afuera, y de igual modo los momentos íntimos de las obras tienen que ser muy fuertes, porque si no, no funciona. También es muy importante la mirada directa a la platea, el involucrar directamente al público. En obras como Los abuelos…, donde hay un personaje que le habla directamente al espectador, que quiebra la cuarta pared, en una sala tradicional el actor trabaja frente a un negro total, no se ve nada desde el escenario, pero en espacios abiertos el actor ve al espectador en su silla y eso se puede aprovechar mucho. Si registrás a los espectadores podés jugar más que en el teatro, cuando cerrás la escena podés hacerles un guiño si durante tu actuación observaste algo en especial en lo que se involucraban; por eso tenés que estar muy atento porque los tenés muy a mano y eso, tratándose sobre todo de niños, es muy interesante”.

Héctor y Guillermina hablan sentados en las butacas de la platea levantada en los jardines del Larreta. El sol ya se perdió en el horizonte. Pero el director y la actriz aún lucen sus coloridas ropas de trabajo. Acaban de terminar la primera función del año de una obra entrañable, Los abuelos no mienten. Por entre los pasillos del Museo, una mamá y sus dos pequeños hijos los saludan con las manos en alto. Una nueva temporada del teatro del verano ha comenzado a girar.




Museo Larreta. Vuelta de Obligado 2155. De miércoles a domingos 18hs. Entradas $30 (mié. y jue.) $ 40 (vie. a dom.) Ver programación.

 

Comentar

Compartir

Separador
Separador

Notas relacionadas:

2013-07-01 | Teatro

Vacaciones en la zona norte

2017-01-02 | Teatro

Artistas de la ilusión

2010-10-08 | Teatro

El regreso del Hombre Araña

Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2019 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados