Agenda


Hoy, Lunes 14 de Octubre

ver día completo

Separador

01-05-2007 |

Notas y Entrevistas - Teatro Infantil

Unir a través del arte

Un grupo de actores, bailarines y músicos forman una compañía artística en la cual la integración es la figura principal. Desde un escenario teatral, desde un estudio de radio, desde los cursos que brinda, la Compañía de Artistas Integrados desafía los prejuicios y propone una nueva mirada sobre la discapacidad.

Comentar

Por Fernanda Martell


El comienzo de esta historia se remonta al año 2002. Luego de haber transitado una experiencia como profesora de teatro para chicos con discapacidad, Cecilia Arripe decidió agruparse con otros actores, músicos y bailarines para dar nacimiento a la Compañía de Artistas Integrados (CO.D.A.I). El objetivo: generar emprendimientos culturales y artísticos con una base común; integrar a artistas “convencionales” y “con discapacidad” desde un concepto de igualdad.

“Por la experiencia que veníamos transitando quienes formamos CO.D.A.I, sabíamos que la integración era posible, que nos podíamos comunicar de forma fluida. Decidimos entonces fundar esta Compañía, que se dedica a armar proyectos desde la cultura, trabajando todos juntos como pares. Queríamos trabajar no sólo la integración entre personas con discapacidad y aquellas que se consideran ‘convencionales’ sino también entre personas con distintas discapacidades, que era algo que no se hacía mucho”, relata Cecilia, directora general de CO.D.A.I.

A lo largo de cinco años, la Compañía de Artistas Integrados realizó dos obras teatrales infantiles (una de ellas con dirección de Lito Cruz), tiene un programa de radio semanal, y organiza talleres de teatro, expresión corporal, foniatría y coreografías para niños, jóvenes y adultos con o sin discapacidad. Apadrinan a la Compañía, además de Cruz, Alejandro Lerner y Alicia Zanca. Y son muchos los artistas que a lo largo de estos años apoyaron a CO.D.A.I.

¿Por qué pensar la integración desde el arte? “Porque permite una comunicación más fluida. El relacionarse con el otro por medio del juego y de la expresión hace que cuando menos te des cuenta, ya estés integrado. El arte es libre, te permite atravesar fronteras”, señala Cecilia.

Poco a poco, se formó un elenco de teatro que incluía a actores “discapacitados” y “convencionales”. Al comienzo reinaron el entusiasmo, las buenas intenciones y la improvisación, porque el tipo de experiencia que se planteaban era completamente original y sin precedentes. Cecilia cuenta que lo más difícil al comienzo fue lograr la mejor manera de trabajar y comunicarse para lograr una integración real. “Lo primero que nos tocó aprender a todos fue el armado de metodologías integradas, desde las imágenes, desde los sonidos y los movimientos. Empezamos a dar los cursos con imágenes desde la palabra para los ciegos y, en el caso de las personas sordas e hipoacúsicas, teníamos que focalizar, hablar siempre mirando para su lado para que puedan leer los labios, abrir bien la boca, para no hacerlos pasar una situación incómoda. Y abrir el juego, para que los alumnos se integren entre sí. Fue un aprendizaje fuerte, teníamos que estar muy atentos en las clases, pero después se fue incorporando como rutina. Más que nada nos costó la metodología integral, cómo hacer que la clase llegue a todos. Porque no queríamos sectorizar, sino que todos entiendan en el grupo.”


Los más pequeños, primeros integradores

De este primer grupo de artistas surgió el proyecto, “la experiencia piloto”, como ellos mismos la llaman: la primera comedia musical infantil que contó con un elenco de artistas integrados, entre los que había actores con problemas motrices y mentales. Pero el proyecto era más ambicioso: la integración debía darse tanto arriba como abajo del escenario. Por eso, el espectáculo contaba con una traducción simultánea al lenguaje de señas. El objetivo de CO.D.A.I adquiría visibilidad: era posible otro tipo de relación con la discapacidad.

¿Por qué pensaron en el público infantil a la hora de poner en acción a la Compañía? Cecilia explica que “nos dirigimos al público infantil porque creemos que ahí está toda la familia. Consideramos que por medio del infantil era más fácil llegar a todos. El chico integra naturalmente, y en realidad el que se va conmovido es el grande que se dice: mirá, yo no pensé que podían llegar a tanto.”

La propuesta tuvo muy buena repercusión en el público y en la prensa. Se presentó en el Paseo La Plaza, en pleno centro porteño, en La Bodega Cultural Liberarte y terminó una exitosa temporada en el Teatro Enrique Carreras de Mar del Plata. Fue declarada de interés por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la Cámara de Diputados de la Nación.

Todos los actores que conformaron la Compañía tenían formación previa en teatro, aunque muchos de ellos nunca habían tenido la oportunidad de subir a un escenario debido a su discapacidad. Lo que caracteriza a la Compañía de Artistas Integrados, desde sus comienzos, es la responsabilidad y el profesionalismo con el que trabajan. Se busca ofrecer obras de calidad, que trasciendan el hecho de ser algo “novedoso”.

Luego de la primera experiencia, CO.D.A.I preparó otra obra, también destinada al público infantil, dirigida por Lito Cruz. “Para muchos, fue un sueño hecho realidad”, cuenta Cecilia sobre la experiencia de trabajar con Lito. El segundo espectáculo fue más arriesgado, con más producción y con innovaciones para integrar: cada actor tenía un intérprete en lengua de señas que lo acompañaba a lo largo de la obra, como si fuese una sombra del personaje. Eso permitía a la persona sorda ir siguiendo la obra sin perderse ningún detalle.

Porque para CO.D.A.I la integración se da no sólo arriba sino también abajo del escenario. Fieles a la idea de que nadie quede afuera, las puestas teatrales de la Compañía intentan llegar a públicos tanto convencionales como con discapacidad de cualquier tipo. Desde los textos, palabras cargadas de imágenes, desde la traducción simultánea al lenguaje de señas, permiten que todos los chicos, sean discapacitados o no, puedan disfrutar en un mismo espacio de una experiencia teatral, “en donde puedan reír y aplaudir al lado de otro similar pero diferente”.


Nuevas voces en el dial

CO.D.A.I tiene, además, su propio programa radial, Integrando diferencias, otro proyecto donde los artistas trabajan de manera integrada para llegar a todos los públicos. Para esto, eligieron el formato de magazine con reportajes, juegos, chimentos, una agenda cultural para el fin de semana y con columnistas especializados en distintas temáticas.

Lo que se buscó para este proyecto fue gente que podía y quería hacer una experiencia en radio. “No elegimos por tipo de discapacidad. Abrimos la propuesta y no se deja a nadie afuera. Si no tiene buena dicción, se busca en qué puede ayudar, en un lugar en que la persona se sienta cómoda. Vamos por el lado del potencial de cada uno”, explica Cecilia sobre la forma de trabajo en el programa, que se emite desde hace cuatro años por FM Llama 104.9, los martes de 17 a 18.30 horas.

Al comienzo, la gente llamaba para felicitarlos por el proyecto, pero esto, si bien gratificaba a los integrantes de CO.D.A.I, no era lo que se buscaba. “No nos interesa remarcar la diferencia. Al poco tiempo los oyentes llamaban y pedían temas, nos llamaban como a otros programas. Ahí es cuando nos sentimos satisfechos con el trabajo. Queríamos una integración más natural.”


Una integración plena

A los talleres de CO.D.A.I se acercan personas de todas las edades. ¿Qué es lo que aporta trabajar en disciplinas artísticas de manera integrada? Un reconocimiento de las propias capacidades, reflexionan los artistas. Frente a una sociedad que se rinde a los pies de imágenes ideales, no accesibles a todos, en el espacio de integración los participantes aprenden a aceptar sus diferencias y a ver la vida de otra forma.

El proyecto de CO.D.A.I apunta a una integración plena. “Contagiar la integración, que no sea un hecho aislado en un obra de teatro o en un programa de radio, sino que se dé también en el trabajo, en la calle, en la vida cotidiana. Un animarse de verdad a comunicarse con el otro.”


Los espacios integrados

CO.D.A.I realiza talleres de de teatro, expresión corporal, foniatría y coreografías para niños, jóvenes y adultos con o sin discapacidad. Se dan en dos sedes, ubicadas en Villa Urquiza y San Martín. También ofrece talleres de Actuación, Expresión Corporal y Radio para escuelas e instituciones.

Entre los planes a futuro, está la realización de una obra teatral para adultos y la creación de una escuela de arte integrado, en la que se enseñen diversas disciplinas artísticas, que contará también con talleres para pacientes oncológicos.

“La escuela va a tener un tipo de integración más amplia. A partir de acercarnos al INADI, nos dimos cuenta que teníamos que trabajar con un proyecto por la diversidad en todos los planos. No importa si tenés discapacidad, diversidad sexual o religiosa. No se va a discriminar a nadie. Queremos tener también ramas terapéuticas para que las personas puedan encontrar a través del arte formas de expresarse y ganas de vivir.”

Para contactarse con la Compañía de Artistas Integrados: codaiprensa@yahoo.com.ar (15) 5605-9399 (Cecilia Arripe) www.codaiargentina.com.ar

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2019 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados