Agenda


Hoy, Viernes 25 de Septiembre

ver día completo

Separador

01-07-2012 |

Notas y Entrevistas - Teatro Infantil

Al maestro, con talento

A poco más de un año del fallecimiento de Hugo Midón, Carlos Gianni, su inseparable compañero de juegos comanda el proyecto con el que el Teatro Nacional Cervantes homenajea al gran payaso: la reposición de "Locos ReCuerdos". Con dirección de Lala Mendía, asistente de dirección en varias de sus obras y un elenco integrado por algunos de sus actores fetiche, entre otros, Osqui Guzmán.

Comentar

Por Marisa Rojas 
Fotos: Mauricio Cáceres



Hugo Midón fue el autor de espectáculos musicales que cambiaron, para siempre, la forma de concebir al teatro ‘para chicos’ en la Argentina. Durante cuarenta años, Carlos Gianni fue el responsable de poner música a las letras de esas obras. Juntos, Hugo y Carlos crearon títulos que se transformaron en verdaderos hitos. Para estas vacaciones de invierno, el Teatro Nacional Cervantes rinde homenaje a la trayectoria de este grande del teatro con la reposición de Locos ReCuerdos, obra estrenada originalmente en el ‘95 en el Teatro San Martín. Con dirección musical del propio Gianni, puesta en escena de Lala Mendía, asistente de dirección en varias de sus obras y un elenco integrado por algunos de los actores que más trabajaron con él, entre otros, Osqui Guzmán, protagonista de otra obra emblemática de la dupla: Derechos Torcidos

¿De quién fue la idea, y por qué, de volver a llevar a escena Locos ReCuerdos?

Lala Mendía: Los directores del Teatro Nacional Cervantes, Rubens Correa y Claudio Gallardou, le pidieron a Carlos trabajar en la reposición de una obra de Hugo a modo de homenaje. Y Carlos me ofreció la dirección de la puesta en escena. Originalmente pensamos en reponer La trup sin fin que fue el último espectáculo que Hugo presentó en el Cervantes. 

Carlos Gianni: La primera idea de la gente del Teatro, cuando me convocó, era hacer la primera obra que estrenamos con Hugo, La vuelta manzana. En charlas posteriores fuimos derivando hacia una puesta homenaje más abarcativa de toda la obra de Hugo. Finalmente, llegamos a la idea de reponer Locos ReCuerdos

Lala, ¿cómo recibiste la propuesta de Carlos para hacerte cargo de la dirección de esta reposición?

Lala: Como un desafío tremendo, y una responsabilidad tremenda también. Pero por otro lado, si hay algo que aprendí en todos los años de trabajo con Hugo y con Carlos, que han sido muchos, es a confiar en el trabajo del grupo, eso me da mucha tranquilidad. Porque más allá de que el material escrito es genial, el material humano es maravilloso también.

Carlos: Algo que podemos, que debemos, decir es que si hay alguien que conoce la poética de Hugo, es Lala. Ella como asistente de dirección estuvo siempre ahí. Y ya sabemos que el asistente de dirección es un elemento súper importante porque conoce todo, conoce cómo van transcurriendo los textos, las luces, la escenografía; conoce los deseos de un director, las ilusiones, sabe de sus conflictos y sabe cómo se solucionan. Por eso me pareció que Lala era ‘la persona’ para hacer esto. 

¿Esto significa que Lala debió tener en cuenta la manera en que Hugo llevaría, llevó, la obra a escena?

Carlos: Exactamente. Eso es lo que estamos haciendo. Esto no es una nueva versión, sino una reposición de lo que a mediados de los ‘90 estrenamos en el San Martín. 

Lala: Por supuesto que hay diferencias. Los actores no son los que estrenaron la obra, son otros, y nosotros, el equipo creativo, también somos personas distintas, aunque seamos los mismos. Pasó mucho tiempo, la época es distinta… 

A propósito de las diferencias en el elenco, ¿de qué manera se armó el grupo de actores y actrices a cargo de esta reposición?

Lala: Exceptuando a Karina K, todos son actores que alguna vez trabajaron con Hugo; aunque Hugo y Karina estuvieron a punto de trabajar juntos para un proyecto de Canal Encuentro que finalmente no se concretó. Básicamente lo que buscamos fue gente que quisiera participar del proyecto desde el amor, desde el afecto y desde la ilusión. 

Osqui Guzmán: Es verdad lo que dice Lala. Porque eso es lo que Hugo y Carlos sembraron, el amor por el trabajo. Digo Hugo y Carlos porque para mí han sido una pareja de trabajo imposible de deshacer, en Hugo estaba el espíritu de Carlos y en Carlos el de Hugo, siempre fue así. Entonces, cuando me llamaron para el proyecto no lo dudé ni un instante, sentía que no era un trabajo más, era algo muy personal… Tiene que ver con esa tarea a la que se abocó Carlos que es la de difundir el trabajo de Hugo para las nuevas generaciones, yo creo que hay que difundir la obra de Hugo casi a nivel combativo. 

Volvamos, Carlos, un poquito en el tiempo. ¿Cómo surgió el Locos ReCuerdos del ‘95?

Carlos: Fue un proyecto que se ofreció al Teatro San Martín sumando escenas de los tres Vivitos y Coleando que habíamos hecho entre el ‘89 y el ‘93. Extrayendo algunos temas de cada obra que nos parecían que eran los que más gancho podían tener con las familias, teniendo en cuenta también el momento social de entonces… 

¿Qué era lo que querían contar a partir de la selección de ‘esos’ momentos?

Carlos: Queríamos contar que queríamos hacer, que hacíamos, un teatro para entretener, un teatro emotivo, un teatro que hablara de nosotros, que no necesariamente tuviera que ir por cosas que venían de otro lado, un teatro que sonara a nacional y un teatro que pueda mostrar(nos) a los creadores, y a los espectadores, tal cual somos; hablando de nuestras alegrías, de nuestras tristezas, de nuestros conflictos. Curiosamente, las cosas de las que hablábamos en el año ‘95 son las mismas que nos preocupan hoy. 

Es una muy buena elección la de esta obra como homenaje entonces…

Carlos: Sí, es más, ahora que lo estás diciendo… creo que el espectáculo debería llamarse: Locos ReCuerdos, el homenaje, o algo así, para que la versión 2012 no se confunda con la del ‘95. Porque si bien el espectáculo es el mismo, como decía antes Lala, todos hemos crecido, han pasado bastantes años, y todos nos estamos dando el permiso de enriquecer lo que se hizo entonces. ¡Si hasta vamos a hacer un nuevo disco!

¿Cuáles son, además del elenco, las diferencias entre una puesta y la otra?

Carlos: Desde el punto de vista de la música, aunque las canciones son las mismas hay variaciones en los arreglos, instrumentales y vocales. Por supuesto que hay un enriquecimiento dado por el sólo hecho de que hay otros actores. Fue todo un trabajo recuperar lo anterior, ponerle la impronta de lo actual y hacer algo pensado en el nuevo elenco. Y este elenco está compuesto por actores que son superlativos, por eso a partir de las propuestas de ellos hay una modificación del espectáculo. 

Osqui, ¿habías visto la obra en su estreno, tenías ‘recuerdos’?

Osqui: No, yo no vi ninguna obra de Hugo hasta que hice una obra de Hugo. Nos conocimos, incluso con Lala y con el maestro Gianni, en una obra de Viale, no de Hugo, pero apenas nos conocimos, enganchamos, hubo empatía de trabajo; nos divertíamos juntos. Yo entendía qué quería Hugo. Muchos años más tarde me llamó y me ofreció Derechos torcidos. Me acuerdo que acepté sin leerla. Algo parecido sucedió ahora con la propuesta para ser parte de esto. Me parece que es el mejor homenaje que le podemos hacer.

Lala, ¿hay una mirada diferente sobre el público al que se destinaba la obra a mediados de los ‘90 y el público para el que trabajan hoy?

Lala: En algún punto sí y en otro no. En realidad, Hugo, Carlos, no trabajaban para el público, para un público. Hugo decía que sus espectáculos eran para la familia. Nosotros trabajamos básicamente para que la gente disfrute. Sí entendemos que hay niveles de lectura diferentes, pero eso ha sido así siempre. 

Carlos: Yo creo que algunos de los espectadores de aquellos años, cuando sepan que la obra está en cartel, van a venir a rememorar… 

Lala: Por eso también me parece, nos parece, que es muy importante hacer una reposición y no una versión, porque mucha gente va a venir a ver aquello, que no va a ser lo mismo, pero casi…

Osqui: No va a ser lo mismo pero lo va a evocar. Porque hay algo esencial en la temática de Hugo y de Carlos, esencial en cuanto a la vitalidad de la obra, a los temas, a las cosas que cuentan, que son cosas que nos pasan siempre, que nos han pasado y que no hemos resuelto… Quizás nunca las resolvamos, pero se exponen de una manera y con una sabiduría que nos alivia un montón. Todavía hay trabajo por hacer. 

¿Qué es lo que más les interesa, a Lala, como directora, y a vos Osqui, como actor, de esta propuesta de teatro que construyeron Hugo y Carlos?

Lala: A mí lo que más me interesa es ser lo más respetuosa posible a lo que Hugo quería contar, a su estética, a su manera de entender el asunto, serle fiel, leal; eso me pasa cuando lo marco a los actores, cuando pienso en la estética de la escenografía, del vestuario: ser leal a una forma que me formó a mí. Eso es lo que más me ocupa. Respetar un punto de vista. 

Osqui: Y a mí lo que más me gusta de hacer esta obra de los maestros es que es como si cantaras un tango de Gardel y Lepera. Tanto musicalmente como en la temática, en los sketchs, en las tramas que aparecen y en la identidad musical, hay tanto nuestro que siento que de alguna manera los hace universales. Es una obra, toda la obra de ellos, que es tan propia, tan nuestra, que nos pertenece a todos; es muy rico lo que ambos construyeron, es una partitura muy difícil de cantar pero al mismo tiempo es súper natural. Algo súper complejo que se amolda de la manera más sencilla. Es una alegre paradoja. Karina K me lo dice todo el tiempo: “Esto que hacemos es hermoso, es maravilloso…”

¿Hay entre el elenco y entre el grupo en general algún temor, alguna cosquilla, por el qué dirán de esta puesta en relación a la anterior y al trabajo de Hugo en general?

Carlos: No para nada, ¡son todos unos caraduras estos! En realidad, hay una sensación de que Hugo anda rondando en los ensayos, a veces acepta y otras sospecha de algunas cosas que estamos haciendo, y yo lo trato de escuchar. 

Lala: Yo todo el tiempo tengo a Hugo muy presente en el trabajo, creo que a veces de noche también lo invoco, es muy difícil no tenerlo presente, ¡trabajamos muchos años juntos! Por eso también digo que más allá de la expectativa de la gente lo que más me preocupa es la expectativa de Hugo. 

Carlos: Va a quedar conforme, yo sé que va a quedar conforme. Confiamos todos en que va a quedar bien. Y le va a gustar.

 


 

Locos ReCuerdos. De Hugo Midón. Dirección: Lala Mendía. Dirección musical: Carlos Gianni. Con Karina K, Omar Calicchio, Osqui Guzmán, Marcelo Albamonte, Denise Cotton, Mariela Kantor y Jorge Maselli. 

Teatro Nacional Cervantes. Sala María Guerrero. Libertad 815 (esq. Córdoba). 4816-4224. Sáb. y dom. 15 hs. (a partir del 08/07) En vacaciones de invierno: Jue. a dom. 15 hs. Entradas: Jue. $ 30, $ 25 y $ 10. Vie. a dom. $ 40, $ 35 y $ 15. 

Más info: www.teatrocervantes.gob.ar

 

 

 

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2020 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados