Agenda


Hoy, Miércoles 25 de Noviembre

ver día completo

Separador

16-09-2020 |

Cultura - Madres y Padres

"Lo esencial es invisible a los ojos”. Una mirada sobre la niñez y el arte en tiempos de pandemia

Cecilia Rabaudi, artista plástica y docente, plantea que, en tiempos de incertidumbre, el juego que propone el arte puede ayudar a niñas y niños a canalizar la percepción de la realidad.

Comentar

 

Por Cecilia Rabaudi.

 

Todas las personas mayores fueron antes niños (aunque muy pocos lo recuerden)

Antoine de Saint-Exupéry.

 

El autor de esta bellísima obra comienza su prólogo pidiendo ‘disculpas’ a los niños por dedicar su libro a un adulto. Continúa diciendo que tiene una excusa “muy poderosa”: esa persona mayor es el “mejor amigo que ha tenido en este mundo” y agrega que además “es capaz de comprenderlo todo”. Niñez, amistad y comprensión están situadas, en este simple y profundo texto, en el lugar más alto de los valores y sentimientos que se puede atesorar en la vida.

 

El escritor nos muestra que, en la niñez, lo más importante que hay para cultivar es la amistad, para ponerlo en palabras actuales “los vínculos sociales”, y es tarea de los mayores, quienes hemos olvidado que fuimos niños, comprender que la infancia está pidiendo “no ser invisible” a los ojos de los adultos.

 

Entonces, ¿qué podemos hacer los adultos para ofrecerles a los chicos canales de expresión?

En primer lugar, habría que comprender que el paisaje de la niñez es un campo de juego, donde se construye a través de un “afuera”, el mundo simbólico. Actualmente, los chicos, están privados de ese “afuera” que incluye el poder asistir a una escuela, a un club, al encuentro con pares. Ese “estar” en otro espacio fuera de la casa y de la mirada familiar es lo que falta. Es por eso que es importante reconocer que lo que fue más “invisibilizado” en esta contingencia es el “espacio de los chicos”.

 

Los adultos podemos ayudar a los chicos con vías de canalización de “la percepción” de esta realidad, y una forma es el papel del “juego” que nos propone el ARTE. En todas las etapas del desarrollo infantil aparece espontáneamente la expresión del deseo y la búsqueda del placer para desarrollar sus capacidades creativas. Cuando un niño muy pequeño toma un “crayón” de ese color que contrasta bien con la superficie (¡los “murales” que dibujan los chicos en las paredes blancas de casa, no son en general de color amarillo!) y traza una línea con toda la fuerza que su motricidad le permite, produce en él una satisfacción de ese “poder hacer” que además deja una huella, se hace visible. Dibujar es hacer visible lo invisible, como diría el pintor Kandinsky. Los chicos se tienen que aburrir y encontrarse con ese “crayón” que le devuelva su subjetividad.

 

Pero esta invitación “lúdica” que propone la actividad artística y que ayuda tanto a los chicos, podría ser también una posible salida para la angustia frente a la incertidumbre y tantas otras preocupaciones de los adultos. El “arte” se transformó, en este último tiempo, en una actividad esencial.  Si hay algo positivo para rescatar de esta singular “cuarentena” es la presencia que tiene la música, la pintura, la literatura, la ficción. Los estímulos y las pantallas están “desbordadas” de propuestas para todo gusto y medida... Hay dos formas de experimentar esta “oferta artística y cultural”: como “espectadores”, desde un lugar de consumo y esparcimiento  y/o como “aventureros”, en el sentido de poder entrar en el “viaje hacia uno mismo” que propone la actividad artística, creativa.

 

Las grandes obras maestras del arte no surgieron en mundos en equilibrio: un ejemplo clave son las “Vanguardias Artísticas del siglo XX”, cuyos pintores y poetas amasaron sus mejores creaciones en un clima de horno infernal, de una Europa partida por la guerra. Estallaron, por ejemplo, casi de manera paralela el Cubismo, el Surrealismo y la Abstracción, que en sus manifiestos y fundamentos cuestionaron y rechazaron los cánones establecidos, se preguntaron por el espacio y el tiempo desde un lugar “subjetivo”... desde el sujeto que pinta, construye, desarma y sueña… La realidad no es fuente de inspiración, pero sí lo es el deseo de que “lo real” no sea lo único posible. Toman de Marx como propia, la frase “Hay que transformar el mundo”. Con Picasso como “conductor” del Cubismo el arte se aleja de la representación realista, de la “copia de la realidad” y nos deja un “Guernica” que nos habla de esa herida europea desde su propio lenguaje plástico, sin caer en el “amarillismo documental”. Un Picasso que anhelaba volver a dibujar como un niño. No ha de llamarnos la atención que el “collage” haya sido inventado por estos artistas que se proponían trabajar con el “azar, lo lúdico y la incertidumbre”.  Por este camino va la búsqueda: una vuelta a jugar “en serio” de los adultos. A recuperar la capacidad de asombro olvidada y tapada por tantos velos, pero no perdida. El acercamiento a la “actividad artística” nos da esa oportunidad. Nos invita a salir de nuestro propio “cliché”, como diría el pintor Francis Bacon. La pregunta sería, ¿quiénes se atreven a “desconectar” de la realidad, a apagar un rato las pantallas con las que nos “ordenan” el mundo para encender un espacio y tiempos propios, donde pisemos un suelo en el que podamos dejar una huella? La pincelada es una huella, y cuanto más pintemos al estilo “Van Gogh”, más colorida va a ser nuestra propia realidad.

 

“Uno tiene que ver a lo largo de toda su vida, tal como vio el mundo de niño, porque la pérdida de esta facultad de ver acarrea la pérdida de toda expresión original”, Henri Matisse.

 

 


 

PLANETA RABAUDI

Cecilia Rabaudi es artista plástica, docente y mamá. Dicta clases de arte, dibujo y pintura para niños y adultos desde hace 15 años en su Atelier de Colegiales. Además, dicta sus propios Cursos en el Área de Extensión de la UNA (Universidad Nacional de las Artes). Desde abril trabaja de forma virtual en todas sus actividades de taller con niños y adultos.

Recibió numerosos premios y distinciones en Salones Nacionales y Municipales, además de ser jurado en los mismos. Varios Museos del país cuentan con obra suya como parte del Patrimonio.

Más info: instagram.com/ceciliarabaudi

 

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2020 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados