Agenda


Hoy, Viernes 04 de Diciembre

ver día completo

Separador

15-07-2014 |

Notas y Entrevistas - Teatro Infantil

Pegamundos, o el juego de la poesía

De la mano de las creadoras de "La flor multicolor" y "Carkalata, una macana en 4 estaciones", esta temporada se presenta en el Teatro SHA "Pegamundos", un espectáculo donde la belleza del absurdo invita a abrir la puerta para salir a jugar.

Comentar

Por Marisa Rojas


Lucinda busca que te busca. En las manos lleva su mundo. Sabe que algo le anda faltando. Pero no sabe qué. Inquieta, y algo desconcertada, llega a un pueblo de colores justo a la hora de la siesta. Con los brazos abiertos y una sonrisa plena, la recibe Drumbalina. Juntas, las dos amigas desconocidas iniciarán un viaje fantástico y entre canciones, juegos, adivinanzas, metidas de pata e inesperados aciertos, descubrirán que existen tantos mundos como los que quieran hacer. Del bar a la pelumundería, del salón de los ruleros perdidos al de los secretos ridiculizantes, de la bicimundería al taller de cosas, del kiosco a la plaza; cuidando siempre que no despierte el Señor Siesta, las protagonistas de Pegamundos invitan a (re)descubrir el valor del tiempo libre como espacio para la creación. “Y el derecho del niño a la belleza, también de eso se trata esta obra”, cuenta Paula Sánchez, directora del espectáculo y de la Compañía Ligeros de Equipaje. Una compañía que nació en el año 2007 con La flor multicolor, que tiempo después presentó la premiadísima y delirante Carkalata, una macana en 4 estaciones, y que también integran las actrices María José Colonna y Valeria Zlachevsky y la gestora cultural Romina Pomponio, cuatro talentosas mujeres a las que se les iluminan los ojos cuando hablan del proceso creativo que originó esta nueva producción.

“Esta obra comenzamos a pensarla cuando yo no tenía panza, y ahora mi hijo ya tiene 15 meses”, repasa Majo. “De todas formas, el  trabajo no es lineal. Pensamos mucho. Probamos bastante. En el medio, nos vamos de gira con las otras obras”, aclara Valeria. Es entonces cuando Paula detalla que “hubo mucho trabajo de investigación y de improvisación buscando la fusión de los distintos lenguajes que nos interesan; trabajamos a partir de canciones, de bailes, de figuras de animales incluso, así llegamos a una estructura dramática sin una palabra: lo primero que tuvimos fue el pueblo, la maqueta del pueblo y sus distintos espacios. A partir de ahí nos imaginamos una partitura de situaciones, aparecieron las acciones y los movimientos y luego los lenguajes que finalmente quedarían. Cuando tuvimos todo el contenido, recién ahí tuvimos las palabras”.

En Pegamundos las palabras, que no son pocas, conforman una síntesis precisa y hermosa. Poesía, absurdo, humor, un espíritu romántico tanto como lúdico atraviesa los textos que cobran vida en las conversaciones de Lucinda y Drumbalina; y en las canciones, nunca típicas, que comparten estas particulares almas que juegan mientras todos duermen.


¿Cómo fue entonces el proceso de escritura, del texto de la obra, y de las letras de las canciones que, además, les pertenecen a casi todas las integrantes de la compañía?  

“Pasa que lo nuestro es, antes que más nada, un encuentro humano”, cuenta Majo.

Para Paula, esto es posible porque se trata de un grupo que comparte una afinidad artística y estética. “Así es como podemos resolver la dramaturgia con Majo y con Valeria y luego compartir la escritura de las letras de las canciones, como hicimos en Carkalata, con Marina Baigorria que, además, es la responsable de la música y de la producción musical. Hay mucho ida y vuelta en el trabajo con Marina. Primero pensamos nosotras en qué momento de la obra aparecerá la música; luego, en qué momento irá la canción con letra; y finalmente qué queremos decir en cada canción que no hayamos dicho antes o no digamos a través de los diálogos. Trabajamos muy en conjunto. En realidad, el trabajo con los creativos, con Analía (Gaguin) que es la responsable de la escenografía y con Betania (de Almendra Vestuarios) que nos hizo el vestuario, y con quienes ya habíamos trabajado para la obra anterior, es cada vez más en conjunto. Hemos encontrado y conformado un equipo de trabajo y creo que por eso en este espectáculo más que en cualquier otro trabajamos tan integrados todos los lenguajes y eso se ve en escena”.

¿Por qué un pueblo? ¿Por qué un pueblo a la hora de la siesta? ¿Por qué el ritual de la siesta? ¿Pensaron, acaso dudaron, sobre cómo podría percibir estos elementos un público conformado mayormente por chicos que viven en la ciudad, que van a escuelas con doble turno o atraviesan jornadas repletas de actividades, para los que la siesta puede resultar tan extraña como el tiempo libre?

“La primera pregunta cuando nos sentamos a pensar un espectáculo, siempre, es de qué tenemos ganas de hablar nosotras, qué es lo que nos mueve, y por lo general lo que nos moviliza es lo que saca nuestro costado más niño, lo que nos divierte”, explica Paula, quien agrega que “lo del pueblo y la siesta surgió como una clara representación del momento de ocio que para nosotras tiene un valor muy importante como espacio de creación, que es algo, finalmente, divertido. Y aunque la mayoría de nosotras ha sido niña de ciudad, esta obra tiene que ver con nuestras infancias, con nuestras siestas no siestas y, por supuesto, con nuestros abuelos”.

Y tanto tiene que ver que el nombre mismo de la obra se debe a una palabra que en sus últimos años usaba, entre tantas otras igual de ‘extrañas’, la abuela de Paula, quien aunque nunca supo exactamente qué quería decir su abuela cuando le decía “Alcanzame el pegamundos”, siempre supo que un día esa palabra iba ser parte de su vida artística.

Acaso porque como reza la misma canción que cantan Lucinda y Drumbalina, porque “hago muchos mundos, tengo muchos mundos; juego con mis mundos, mundos en mis mundos”. Y ya sabemos que si de jugar, de imaginar y de soñar se trata, lo mejor, siempre está ahí: una tarde de éstas, en un lugar cualquiera, en una época sin tiempo, y de la mano de un amigo.



Pegamundos, de y por Compañía Teatral Ligeros de Equipaje. Espectáculo sugerido para niños de 3 a 9 años. Teatro SHA. Sarmiento 2255. Tel. 4953-2914. Sábados y domingos, 15hs; en vacaciones de invierno, de jueves a domingo, 15hs. Entradas a la venta por Plateanet: 5236-3000. Para más información sobre funciones, click aquí.
Más inf. en www.ligerosdeequipaje.com.ar

 

Comentar

Compartir

Separador
Separador
Separador
 
Separador
Separador

© Copyright 2020 Planetario Producciones SRL | Todos los derechos reservados